Contracciones durante el embarazo, un susto tremendo

Contracciones durante el embarazo, os voy a contar mi experiencia con las contracciones durante la semana 25 de gestación.

Fue algo un poco tonto, un tropiezo en el trabajo con golpe en la tripilla incluido, pero bueno al principio no le di importancia.

Al acabar la jornada no me sentía muy bien y como paso por delante de la puerta del hospital, literal, llámalo destino, causalidad … no se. La cafetera (la cabecita) cuando estás en estado de buena esperanza va a mil por hora. La hora y media que tardo en llegar del trabajo a casa, me dio tiempo para muchas vueltas, con bucle invertido incluido. Así que para quedarme tranquila y asegurarme que todo estaba bien decidí entrar a urgencias.

Sabéis que al principio te ponen unos redonditos monitores que miden el latido del bebé y las contracciones, pues si, tenía contracciones más frecuente de lo habitual para la edad gestacional. Me pusieron una vía y suero, me hidrataron. De vuelta en el monitor al acabar el suero, igual… contracciones! ¡madre mía! casi nos dejan ingresados, nos llevamos un gran susto.

Me midieron el cuello del útero antes y después del suero y de la motorización. Estaba en las medidas normales, ajustado pero bien. Esto hizo que la ginecóloga nos diera el alta y nos tranquilizara, no sin antes decirnos que estuviéramos atentos, porque si tenía contracciones muy seguidas podía desencadenar en parto y era muy pronto, así que de baja por riesgo de parto prematuro… Claro está que nada de esfuerzos y vida tranquila, nada de estrés.

Mi bebé ha notado mucho el descanso, no estaba en su peso y tras descansar ha vuelto a los percentiles normales.

La conclusión que quiero transmitir con esta experiencia es que chicas, el estrés, el cansancio físico y los golpes por supuesto, por pequeños o tontos que creáis que sean, no son amigos de una evolución buena del embarazo. Yo os diría que acudáis  a vuestro médico si notáis algo que no va bien, mas vale prevenir…

La verdad que en la vorágine del día a día no te das cuenta. El ritmo que solemos llevar es constante al 200%, pero después de mi experiencia, pienso que no vale la pena. Son 9 meses de tu vida donde tienes dos corazones, donde el vinculo con tu bebé es tan grande que puede sentir lo que tu sientes. Creo que es una gran experiencia y se merece atención. Que pongamos nuestros sentidos en nosotras y disfrutar del momento, escucharnos y escucharles.

Yo me siento privilegiada por poder tener esta experiencia y evolución de vida. Me di cuenta que mi cuerpo me decía: Para! así no puedo!

Desde que tengo el foco puesto en vivir un embarazo consciente, con atención a la circunstancia que vivo. Me siento mucho mejor y estoy segura que mi bebé también.

¿Como estáis viviendo vuestros embarazos?

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *