Cómo transformar en cuna de colecho la cuna más barata: la IKEA Flitig

El colecho

Todas las guías de crianza con apego que habréis leído seguro que os hablan de las increíbles bondades del colecho, pero ¿qué es eso tan ‘moderno’ del colecho? Pues es algo tan sencillo como que la mamá tenga a su bebé lo más cerca posible en esos primeros momentos de su vida. La ventaja principal es que la lactancia materna se facilita mucho por la proximidad.

Teniendo en cuenta que el colecho solamente se practica durante los primeros meses de vida de nuestro bebé, nuestro reto ha sido transformar en cuna de colecho la cuna más barata que hemos encontrado y ¡lo hemos conseguido! Antes que remos comentar en qué consiste el colecho. Nosotros no sabíamos de qué iba ésto hasta que llegamos a este maravilloso mundo de la crianza de [email protected], así que vamos a ello brevemente eso sí, porque la chicha de este post es  la super cuna que nos hemos sacado de la manga, ¡sencilla de hacer y baratita!

Una de las preocupaciones principales del colecho es la seguridad, puesto que nuestro nuevo humano será muy frágil en sus primeros días de vida y podríamos dañarle si no tiene su propio espacio. Además el espacio del que disponga ha de estar protegido de caídas, bien ventilado y ser adecuado en cuanto a firmeza e higiene.

Uno de las pegas principales del colecho es que requiere de un elemento que suele ser bastante caro y usarse bastante poco tiempo (más o menos los primeros 6 a 10 meses): la cuna de colecho. Por eso nos hemos propuesto salvar ese problema y explicaros cómo lo hemos conseguido modificando la cuna más chula y barata de IKEA, el modelo Flitig, que hoy por hoy cuesta menos de 40€.

El hecho

Antes que nosotros, varios papis han hecho lo propio con otros modelos de cuna, de diferentes fabricantes. Los ejemplos más representativos se encuentran buscando en Internet, así que gracias a las ideas de nuestros colegas de cuentamelobajito.com, mepicalaetiqueta.com y madrescabreadas.com hemos hecho lo propio con la cuna IKEA Flitig.

Como habéis visto, es muy importante hacer bien las cuentas, medir bien la altura del colchón de vuestra cama y del colchón de la cuna y tener en cuenta todas las alturas relativas.

Para unir la cuna a la cama, lo que hemos utilizado es un par de cinchas planas de poliester con hebilla anti-afloje, de las que se usan para atar maletas a la baca del coche. En Bricomart las venden por menos de 5€.

Lo mejor de esta cuna es que tiene pinta de que en un futuro podría utilizarse como sillón en la habitación de los niños.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *